Ir al contenido principal

Traducción simultánea: maneras en que los profesionales podemos dirigirnos a las familias de manera que nos comprendan.


En el fantástico libro “Trastornos del espectro autista: detección, diagnóstico e intervención temprana” (si quieres saber más pincha AQUÍ) en su capítulo 9, Laura Escribano hace una reflexión muy interesante sobre cómo los profesionales, cuando nos dirigimos a los familiares del niño o niña con autismo, en ocasiones empleamos un lenguaje demasiado complejo y tecnificado en momentos en los que los miembros de esa familia pueden no estar familiarizados con la terminología o simplemente es muy compleja. Debemos entender que el campo profesional y el familiar “son compatibles” y que la familia puede realizar una “crianza especializada” creando un verdadero equipo con los profesionales.

Vamos a realizar una traducción simultánea de algunos términos engorrosos, que bien explicados, son de gran utilidad para las familias de los niños y niñas con autismo. Algunos son de la propia Laura Escribano, otros mis adaptaciones de sus ejemplos y otros, aportaciones propias. 
Aquí van:

*Contacto ocular o visual: que tu hijo o hija te mire a los ojos

*Triangulación o situación triádica: que tu hijo o hija te mire, mire hacia un sitio, acción u objeto, mostrando su interés por el mismo, y después vuelva a comprobar si te has dado cuenta mirándote de nuevo.

*Atención conjunta: tu hijo o hija y tú compartís lo mismo y existen cruces de miradas entre vosotros y la actividad que realizáis o el objeto que miráis. Son pequeñas señales de que estáis conectados.

*Estereotipias: movimientos repetitivos (como el aleteo, palmadas etc.) que se suelen producir con las extremidades.

*Espontáneo: que lo inicia el niño o la niña. No es el resultado de que nadie se lo pida, le incite a ello o se lo pregunte. Por ejemplo si le decimos “Dale un beso a papá”, esa conducta ya no es espontánea. Sin embargo, si te ve un alumno por el colegio y te saluda sin indicación de la persona adulta, entonces sí lo es.

*Causa-efecto: la capacidad de entender cómo un hecho puede inducir a otro. Por ejemplo “Toco un botón y suena el timbre”.

*Contingente: que va a ocurrir a continuación, casi inmediatamente. Por ejemplo “le enseño la palabra galleta y a continuación (de forma contingente) le entrego la galleta. Se genera una relación “causa-efecto”.

*Juego funcional: usar lo juguetes para lo que están hechos. Por ejemplo atornillar con un destornillador de juguete.

*Juego simbólico: convertir un juguete o un objeto en otra cosa. Por ejemplo: un lápiz se transforma en un avión.

*Empatía: es la capacidad humana para ponernos en lugar del otro.

*Mirada ausente: cuando no se dirige directamente la mirada a alguna persona u objeto. Por ejemplo cuando una niña con autismo mira en tu dirección pero no a ti, aunque estés delante. Te “traspasa” con la mirada.

*Intención comunicativa: la forma directa con la que alguien le transmite información a alguien. Por ejemplo un niño que no habla, pero te lleva de la mano hacia un lugar donde hay algo que quiere: tiene intención comunicativa pero le falta una herramienta más desarrollada para comunicar.

*Aprendizaje funcional: las cosas que aprendemos y que nos sirven para la vida diaria. Por ejemplo no sirve para demasiado enseñar a una niña a realizar raíces cuadradas si no comprende el enunciado de un problema de matemáticas.

*Interacción: es la forma de relacionarse, cómo miramos, nos reímos, jugamos y compartimos la vida con la otra persona.

*Enseñanza incidental: cuando aprovechamos las situaciones del día a día y los intereses del niño o niña para enseñarle algo (por ejemplo decir “ayúdame” cuando se le desata un zapato y no sabe atárselo).

*Contexto: el lugar físico donde está el niño  o niña y las personas que se encuentran con él, es decir, su casa, su colegio etc.

*Aprendizaje sin error: cuando evitamos que el niño o la niña se equivoque haciendo cualquier actividad (por ejemplo porque le ayudamos en todos los pasos para realizar la misma).

*Encadenamiento hacia atrás: se trata de ayudar al niño o la niña en todos los pasos en los que consiste una tarea y poco a poco ir ayudándole menos para que la haga solo o sola. Por ejemplo cuando ayudamos a poner una chaqueta en todo el proceso y en la siguiente ocasión ayudamos a ponerla pero el último paso lo dejamos sin hacer y tiene que subirse la cremallera, y así hasta que aprende todos los pasos del proceso.

Este ha sido un pequeño compendio de algunos términos que conviene simplificarlos para que su comprensión pueda ser más sencilla. En mi opinión, lo importante es ajustar cómo damos la información al conocimiento que tienen las personas en función de su conocimiento en relación con el autismo y todo lo que le rodea, aunque a veces se nos olvida a los profesionales cuando hablamos con las familias, con otros profesionales sin experiencia en la materia o cuando determinadas familias con más formación se lo transmiten a otras con menos. Seguro que la próxima vez, le prestamos más atención a la "traducción simultánea".


Comentarios

Entradas populares de este blog

“Rabietas” y “crisis sensoemocionales”: orígenes distintos para un mismo (y desagradable) resultado.

Vamos a intentar clarificar en esta publicación entre las “rabietas o perretas” y las “crisis sensoemocionales” ya que nos pueden confundir en nuestra convivencia con la persona con autismo. Lo cierto es que para la persona que las observa pueden parecer muy similares. Sin embargo, para los niños y niñas con dificultades de procesamiento sensorial o de autocontrol y autorregulación, son cuestiones muy diferentes. Conocer esas diferencias pueden ayudarnos a dar una respuesta más útil para nuestro alumnado.
Qué es una perreta o rabieta
-Una perreta o rabieta es un estallido emocional que sucede cuando un niño o niña está tratando de obtener algo que quiere o necesita y, por lo tanto, puede ser deliberado. Algunos niños y niñas con dificultades en aspectos del aprendizaje y/o de la atención (caso de la infancia con autismo) son más propensos a tener perretas. Por ejemplo, pueden ser impulsivos y mostrar dificultades para controlar sus emociones o pueden enfadarse o frustrarse con mayor fac…

¿Cómo comunicarte con un niño o niña con autismo? 19 recomendaciones sencillas que nos pueden ayudar.

En publicaciones anteriores del blog hemos hecho referencia a recomendaciones sobre cómo dirigirnos y comunicarnos con un niño o niña con autismo por ejemplo las de Barry Prizant y Adriana Schuler (puedes verlas AQUÍ).
En la publicación de hoy vamos a recoger las que plantea  de forma simple y clara Jose Ramón Alonso en su libro “Autismo y síndrome de Asperger. Guía para familiares, amigos y profesionales”(si quieres saber más pincha AQUÍ) y que nos pueden servir como recordatorio. Vamos con ellas.
1.El lenguaje debe ser conciso, claro y específico. Es mejor utilizar solo la información clave que utilizar fórmulas más corteses: en vez de “por favor, van aquí y siéntate a mi lado” dile “siéntate aquí”.
2. Intenta que tus palabras sean expresadas con una voz tranquila, hablando lento y vocalizando claramente. No le bombardees con preguntas ni con explicaciones largas. Es más complicado de entender para él o ella si la frase también incluye tonos de enfado y puesto que muchos son hipersens…

5 principios para la formación de los y las docentes en relación con la educación de las personas con autismo (I)

En publicaciones pasadas, hablamos del interesantísimo libro de Cristopher Gilberg y Theo Peeters "Autism: medical and educational aspects" (si quieres ver la reseña pincha aquí). En el mismo se recogen 5 principios, que según estos autores, los y las profesionales requerimos para la educación de las personas con autismo. Vamos a reflexionar un poco sobre ellos en dos publicaciones debido a su extensión. A continuación podéis leer la primera.

Vamos a partir de una realidad: el profesorado, suele asistir a cursos de formación donde aprende a enfocar la educación del alumnado sin autismo y con Necesidades Educativas Especiales, por ejemplo aquel que presenta una discapacidad cognitiva sin autismo. Este alumnado, presenta un desarrollo retrasado, pero en esencia no es demasiado diferente al del resto. Para educar y ayudar a ese alumnado, el profesorado utiliza ayudas y metodologías especiales: como el problema esencial es un desarrollo más lento, los profesores y profesoras simp…