Ir al contenido principal

Engaños y meteduras de pata: momentos evolutivos clave en la Teoría de la Mente

Hoy vamos a hablar de cosas de niños y de niñas (y de personas adultas): engaños, meteduras de pata y asuntos similares.

Para Simon Baron-Cohen, Catedrático de Psicopatología Evolutiva en la Universidad de Cambridge y director del Autism Research Centre, en su libro "Autismo y Síndrome de Aspeger" (si quieres ver su reseña pincha aquí) la Teoría de la Mente (TdM) implica la capacidad de ponerse en lugar del otro, de imaginarse lo que piensa y lo que siente, así como de entender y prever su conducta. Cuando vemos que alguien se da la vuelta para mirar por la ventana, suponemos que deber haber visto algo de interés y que puede saber algo que no podemos ver. Incluso puede tratarse de algo deseable.

Cuando aplicamos la Teoría de la Mente no es ya que entendamos el comportamiento de otras personas (¿por qué gira la cabeza? ¿por qué mira hacia la izquierda?) sino que podemos incluso predecir qué hará a continuación (si quieren lo que acaban de ver es probable que se acerquen, pero si lo temen se alejarán). Para las  personas con CEA esa conducta es impredecible, lo que les puede generar asombro o ansiedad.

La Teoría de la Mente nos sirve para identificar las intenciones ocultas tras los gestos y palabras de los demás: por ejemplo, cuando una persona mira a otra para, a continuación, mirar hacia la puerta podemos inferir que está indicando que es hora de irse o si decimos  “cuando las barbas de tu vecino veas pelar por las tuyas a remojar” quiere que se entienda “cuando veas problemas ajenos toma medidas para evitar los mismo males”.

Las personas con autismo, en muchas ocasiones, se preguntan por qué las personas “normotípicas” se miran unas a otras de determinada manera. También entienden lo que se les dice de forma literal sin comprender realmente lo que dice o hace la otra persona, al presentar un desarrollo diferente de la Teoría de la Mente. 

*Evolución de la Teoría de la Mente

A continuación, vamos a realizar un resumen de hitos evolutivos en la aparición de la TdM (Baron-Cohen), comparando la evolución típica frente a la de la persona con autismo:

14 meses: un niño o niña típico da muestras de atención conjunta (señala o sigue la mira de otra persona) o presta atención al objeto de interés de esa persona.

18/24 meses: un niño o niña con autismo presta su atención conjunta con menor frecuencia: señalan y miran menos y miran menos a la cara de los demás.

24 meses: un niño o niña típico muestra juego imaginario o de ficción, cuando juega con alguien que finge recurre a su capacidad para leer la mente para comprender al otro. Un niño o niña con autismo tiene restringida su capacidad de juego y cuando juega, lo hace con reglas muy claras.

3 años: un niño o niña típico realiza la prueba de “ver lleva a conocer”. Para superar la prueba deben percibir que Sally toca la caja y Anne mira dentro y adquiere los conocimientos. Un niño o niña con autismo resuelve la prueba más tarde, no captan este principio de forma natural y a menudo hay que explicárselo.

4 años: un niño o niña típico es capaz de superar “la prueba del engaño (Anne y Sally)” (puedes verla aquí). Un niño o niña dentro del espectro del autismo normalmente falla dicha prueba. Un niño o niña típico entiende perfectamente el engaño. Es un ejemplo de poseer una TdM "normal". El engaño consiste en hacer creer a otra persona que es cierto algo que en realidad es falso. Se trata de manipular la mente de otra persona Un niño o niña con autismo adquiere esta habilidad muy lentamente y corre mayor riesgo de que los otros exploten su credulidad (por lo que debemos estar atentos y atentas en las escuelas).

6 años: un niño o niña típico es capaz de realizar una lectura de la mente más compleja (segundo orden). “Sally cree que Anne no sabe que ha movido la canica”. Un niño o niña con autismo es más lento más en alcanzar este estadio, si es capaz de hacerlo.

9 años: un niño o niña típico es capaz de imaginar lo que podría herir los sentimientos de los demás y sabe que a veces es mejor callarse (“meter la pata”). Un niño o niña típico es capaz de interpretar las expresiones que percibe en los ojos de otra persona e imaginar lo que está pensando o sintiendo. Un niño o niña con autismo de alto funcionamiento  tiene más dificultades para lograrlo. Los adultos y adultas con CEA están por debajo de la media de puntuación de la lectura de la mente en la mirada.

12 años: cuando un niño o niña con autismo de alto funcionamiento es capaz de entender que se puede herir los sentimientos de los demás (“meter la pata”), lo hace con unos 3 años de retraso.

Hasta aquí, un breve resumen de algunos de los momentos fundamentales en el desarrollo evolutivo de la Teoría de la Mente. Espero que os haya sido útil.


Comentarios

Entradas populares de este blog

“Rabietas” y “crisis sensoemocionales”: orígenes distintos para un mismo (y desagradable) resultado.

Vamos a intentar clarificar en esta publicación entre las “rabietas o perretas” y las “crisis sensoemocionales” ya que nos pueden confundir en nuestra convivencia con la persona con autismo. Lo cierto es que para la persona que las observa pueden parecer muy similares. Sin embargo, para los niños y niñas con dificultades de procesamiento sensorial o de autocontrol y autorregulación, son cuestiones muy diferentes. Conocer esas diferencias pueden ayudarnos a dar una respuesta más útil para nuestro alumnado.
Qué es una perreta o rabieta
-Una perreta o rabieta es un estallido emocional que sucede cuando un niño o niña está tratando de obtener algo que quiere o necesita y, por lo tanto, puede ser deliberado. Algunos niños y niñas con dificultades en aspectos del aprendizaje y/o de la atención (caso de la infancia con autismo) son más propensos a tener perretas. Por ejemplo, pueden ser impulsivos y mostrar dificultades para controlar sus emociones o pueden enfadarse o frustrarse con mayor fac…

¿Cómo comunicarte con un niño o niña con autismo? 19 recomendaciones sencillas que nos pueden ayudar.

En publicaciones anteriores del blog hemos hecho referencia a recomendaciones sobre cómo dirigirnos y comunicarnos con un niño o niña con autismo por ejemplo las de Barry Prizant y Adriana Schuler (puedes verlas AQUÍ).
En la publicación de hoy vamos a recoger las que plantea  de forma simple y clara Jose Ramón Alonso en su libro “Autismo y síndrome de Asperger. Guía para familiares, amigos y profesionales”(si quieres saber más pincha AQUÍ) y que nos pueden servir como recordatorio. Vamos con ellas.
1.El lenguaje debe ser conciso, claro y específico. Es mejor utilizar solo la información clave que utilizar fórmulas más corteses: en vez de “por favor, van aquí y siéntate a mi lado” dile “siéntate aquí”.
2. Intenta que tus palabras sean expresadas con una voz tranquila, hablando lento y vocalizando claramente. No le bombardees con preguntas ni con explicaciones largas. Es más complicado de entender para él o ella si la frase también incluye tonos de enfado y puesto que muchos son hipersens…

5 principios para la formación de los y las docentes en relación con la educación de las personas con autismo (I)

En publicaciones pasadas, hablamos del interesantísimo libro de Cristopher Gilberg y Theo Peeters "Autism: medical and educational aspects" (si quieres ver la reseña pincha aquí). En el mismo se recogen 5 principios, que según estos autores, los y las profesionales requerimos para la educación de las personas con autismo. Vamos a reflexionar un poco sobre ellos en dos publicaciones debido a su extensión. A continuación podéis leer la primera.

Vamos a partir de una realidad: el profesorado, suele asistir a cursos de formación donde aprende a enfocar la educación del alumnado sin autismo y con Necesidades Educativas Especiales, por ejemplo aquel que presenta una discapacidad cognitiva sin autismo. Este alumnado, presenta un desarrollo retrasado, pero en esencia no es demasiado diferente al del resto. Para educar y ayudar a ese alumnado, el profesorado utiliza ayudas y metodologías especiales: como el problema esencial es un desarrollo más lento, los profesores y profesoras simp…