Ir al contenido principal

Lenguaje y comunicación en las fases tempranas del autismo

Para cualquier profesional que trabaje con alumnado con diversidad funcional, especialmente para el de PT (pedagogía terapéutica) y AL (audición y lenguaje) es de crucial importancia conocer cuáles son las etapas más comunes dentro de la adquisición del lenguaje y la comunicación de una persona con autismo, teniendo siempre presente que estas etapas se ven modificadas por la individualidad de cada niño o niña.   

Una de las cuestiones que nos debe quedar clara respecto al desarrollo evolutivo de los niños y niñas dentro del espectro del autismo es que no cumple los mismos hitos de la infancia normotípica y presenta una serie de peculiaridades que es necesario conocer, por ejemplo su perfil evolutivo "en picos" en los que en determinados aspectos muestran puntos fuertes (por ejemplo en lo visoespacial) y dificultades (por ejemplo en lo comunicativo-lingüístico).

Por eso, con el objetivo de enmarcar nuestra intervención posterior y saber en qué cuestiones debemos incidir, vamos a abordar en esta publicación las características principales (con periodos aproximados) que muestra el desarrollo comunicativo-lingüístico de la infancia con autismo, basándonos en la clasificación que en su momento realizaron Gillberg y Peeters (podéis ver la referencia si pincháis aquí) y que posteriormente adaptó Riviere (podéis ver la referencia de la publicación si pincháis aquí), realizando una comparación paralela con el desarrollo "normotípico". 


Comencemos:

*Hasta los 6 meses aproximadamente:

Mientras que la infancia normotípica presenta a los 2 meses sonidos vocálicos y a los 6 los primeros sonidos consonánticos y "conversaciones vocales" es decir, turnos en posición frente a frente con su padre o con su madre, la persona con autismo a los 6 meses puede presentar un "llanto difícil de interpretar".

*Hasta los 8 meses aproximadamente:

La infancia normotípica presenta balbuceo con entonación (incluyendo la interrogativa), sílabas repetitivas y aparecen los primeros gestos de señalar (protoimperativos), en las personas con autismo el balbuceo es limitado o extraño y no se suele presentar imitación de sonidos, gestos o expresiones.

*Hasta los 12 meses aproximadamente: 

Los niños y niñas sin autismo presentan las primeras palabras, además de una jerga con entonación de oración, juego vocal y uso de gestos y vocalizaciones para obtener atención, mostrar objetos y hacer preguntas. El lenguaje se utiliza sobre todo para comentar.

En el caso de los niños y niñas con autismo pueden aparecer las primeras palabras pero con frecuencia carecen de contenido comunicativo. Pueden seguir presentando un llanto intenso y frecuente, pero difícil de interpretar.

*Hasta los 24 meses aproximadamente:

Los niños y niñas "normotípicos" presentan un vocabulario que puede llegar hasta las 50 palabras, aparecen las primeras oraciones (dos palabras) a los 18 meses para llegar a los 24 con combinaciones de 3 a 5 palabras conformando el "habla telegráfica". 

Imitan y repiten palabras de su entorno, presentan "sobreextensión del significado" (por ejemplo todos los animales como "perro") y usan el lenguaje para comentar, pedir y llamar la atención. Aparecen las preguntas simples ("¿Dónde papá?"), el empleo del demostrativo acompañado del gesto ("éste") y pueden llamarse por el nombre en vez de utilizar el "yo", utilizando en ocasiones la inversión pronominal ("Quieres ir baño" por "quiero ir al baño").

El lenguaje se centra en el aquí y el ahora y todavía no se sostienen temas de conversación.

En los niños y niñas con autismo, si existe lenguaje oral suele presentar menos de 15 palabras y en ocasiones esas palabras se "pierden" (desaparecen de su vocabulario). No se suelen desarrollar gestos y si existen, como el de señalar, están limitados.

*Hasta los 36 meses aproximadamente:

El vocabulario de los niños y niñas sin autismo suele superar las 1000 palabras y se dominan la mayoría de los morfemas gramaticales (plurales, pasado, preposiciones...). Las imitaciones en forma ecolálica son infrecuentes a esta edad y el lenguaje se utiliza en más ocasiones para referirse a situaciones "no presentes" (allí y entonces). La pregunta se utiliza con frecuencia para mantener la interacción con la otra persona más que para obtener información.

En el caso del lenguaje de la infancia con autismo, las oraciones o combinaciones de palabras son infrecuentes a esta edad. Existen mucha ecolalias en forma de frase, pero poco lenguaje creativo, con presencia de dificultades en la articulación en la población hablante.

Más de la mitad de los niños y niñas con autismo a esa edad no presenta lenguaje o éste carece de sentido. Se presenta el uso instrumental de la persona adulta para comunicarse (tomar a la persona adulta de la mano para llevarla al objeto).

*Hasta los 48 meses aproximadamente:

La infancia "normotípica" emplea a esta edad estructuras oracionales complejas y es capaz de mantener conversaciones y añadir información. También piden aclaraciones y ajustan el lenguaje a la persona interlocutora (por ejemplo lo hacen más simple cuando hablan con niños y niñas de dos años).

En la infancia con autismo, parte de ella combina dos o 3 palabras creativamente. La ecolalia persiste y en parte de estos niños y niñas se utiliza de forma comunicativa. Puede imitar anuncios de la televisión, series etc., y parte de ella pide verbalmente.

*Hasta los 60 meses aproximadamente:

Los niños y las niñas "normotípicos" utilizan estructuras complejas y, generalmente, maduras (con algún problema en la concordancia del sujeto, predicado con formas irregulares, pronombres...).

Presentan la capacidad de juzgar oraciones como gramaticalmente correctas o no y su es necesario las corrigen y aumentan  la capacidad de ajustar el lenguaje a la perspectiva y el papel de la persona interlocutora.

En los niños y niñas con autismo, no suelen comprender ni expresar conceptos abstractos y no suele aparecer la conversación. Sigue apareciendo la ecolalia y se observa la inversión pronominal ("quieres comer las galletas" por "quiero comer las galletas"). Las preguntas suelen ser escasas y repetitivas.

Hasta aquí un breve pero en mi opinión muy útil repaso comparativo a la evolución comunicativo-lingüística en el autismo.

Espero que os sea útil.

Comentarios

Entradas populares de este blog

“Rabietas” y “crisis sensoemocionales”: orígenes distintos para un mismo (y desagradable) resultado.

Vamos a intentar clarificar en esta publicación entre las “rabietas o perretas” y las “crisis sensoemocionales” ya que nos pueden confundir en nuestra convivencia con la persona con autismo. Lo cierto es que para la persona que las observa pueden parecer muy similares. Sin embargo, para los niños y niñas con dificultades de procesamiento sensorial o de autocontrol y autorregulación, son cuestiones muy diferentes. Conocer esas diferencias pueden ayudarnos a dar una respuesta más útil para nuestro alumnado.
Qué es una perreta o rabieta
-Una perreta o rabieta es un estallido emocional que sucede cuando un niño o niña está tratando de obtener algo que quiere o necesita y, por lo tanto, puede ser deliberado. Algunos niños y niñas con dificultades en aspectos del aprendizaje y/o de la atención (caso de la infancia con autismo) son más propensos a tener perretas. Por ejemplo, pueden ser impulsivos y mostrar dificultades para controlar sus emociones o pueden enfadarse o frustrarse con mayor fac…

¿Cómo comunicarte con un niño o niña con autismo? 19 recomendaciones sencillas que nos pueden ayudar.

En publicaciones anteriores del blog hemos hecho referencia a recomendaciones sobre cómo dirigirnos y comunicarnos con un niño o niña con autismo por ejemplo las de Barry Prizant y Adriana Schuler (puedes verlas AQUÍ).
En la publicación de hoy vamos a recoger las que plantea  de forma simple y clara Jose Ramón Alonso en su libro “Autismo y síndrome de Asperger. Guía para familiares, amigos y profesionales”(si quieres saber más pincha AQUÍ) y que nos pueden servir como recordatorio. Vamos con ellas.
1.El lenguaje debe ser conciso, claro y específico. Es mejor utilizar solo la información clave que utilizar fórmulas más corteses: en vez de “por favor, van aquí y siéntate a mi lado” dile “siéntate aquí”.
2. Intenta que tus palabras sean expresadas con una voz tranquila, hablando lento y vocalizando claramente. No le bombardees con preguntas ni con explicaciones largas. Es más complicado de entender para él o ella si la frase también incluye tonos de enfado y puesto que muchos son hipersens…

5 principios para la formación de los y las docentes en relación con la educación de las personas con autismo (I)

En publicaciones pasadas, hablamos del interesantísimo libro de Cristopher Gilberg y Theo Peeters "Autism: medical and educational aspects" (si quieres ver la reseña pincha aquí). En el mismo se recogen 5 principios, que según estos autores, los y las profesionales requerimos para la educación de las personas con autismo. Vamos a reflexionar un poco sobre ellos en dos publicaciones debido a su extensión. A continuación podéis leer la primera.

Vamos a partir de una realidad: el profesorado, suele asistir a cursos de formación donde aprende a enfocar la educación del alumnado sin autismo y con Necesidades Educativas Especiales, por ejemplo aquel que presenta una discapacidad cognitiva sin autismo. Este alumnado, presenta un desarrollo retrasado, pero en esencia no es demasiado diferente al del resto. Para educar y ayudar a ese alumnado, el profesorado utiliza ayudas y metodologías especiales: como el problema esencial es un desarrollo más lento, los profesores y profesoras simp…